Errores comunes en campañas de Email Marketing

Aunque a veces no lo parezca, el email sigue siendo un canal de marketing muy potente si sabemos usarlo bien. Últimamente se ha extendido la idea de que la gente ya no mira el email.
¡Pero nada más lejos de la realidad!

A lo largo del funnel, el Email Marketing nos va a servir para atraer tráfico a la página web, para hacer Lead Nurturing empujando ese lead hasta la compra o para generar nuevas ventas de clientes.

Algunos pensareis si la gente sigue mirando el email… ¡Pues claro que sí! Aunque la gente pase muchas horas en las redes sociales, tenemos que seguir dando una gran importancia al Email Marketing porque puede ser una palanca muy potente en el crecimiento de cualquier empresa.

Una vez entendida la gran relevancia de realizar Email Marketing en nuestra estrategia de marketing, debemos tener en cuenta cómo hacerlo. Porque, aunque aparentemente pensemos que es algo sencillo, hay muchos errores comunes que podemos cometer si no los tenemos en cuenta.

El primer paso es tener muy claro cuál es nuestro objetivo para utilizar esa herramienta. ¿qué queremos lograr con la campaña? Cuando lo tengamos bien definido tenemos que poner especial atención en:

Una base de datos de calidad:

El paso previo a una campaña de Email Marketing es esforzarte por construir tu propio listado de correos electrónicos de contactos que realmente están interesados en tu marca. Hay que tener en cuenta que detrás de cada contacto hay una persona, por lo que si reciben un email de un remitente que no reconocen lo marcarán como spam.

Por otro lado, es fundamental la calidad frente a la cantidad. Una buena base de datos pequeña genera mayores ventas que una base de datos enorme de usuarios que no están interesados. La calidad en los contactos se traduce en un mayor ratio de apertura, un mayor CTR y un porcentaje de conversión superior.

Una buena segmentación:

El Email Marketing funciona extraordinariamente bien cuando la base de datos está bien segmentada. Toda marca por grande o pequeña que sea puede segmentar atendiendo a numerosos criterios como: producto, intereses del cliente, recurrencia, intencionalidad, demografía, historial de compras, momento del funnel en el que se encuentre, etc. e incluso se puede jugar con las diferentes variables cruzándolas y creando así nuevos segmentos.

Segmentar bien es afinar mucho porque podemos ofrecer acorde a las necesidades y gustos de cada segmento.  De no hacer esto, corremos el riesgo de que muchos suscriptores se den de baja porque la información que reciben les resulta irrelevante.

Además, otro inconveniente asociado a una mala segmentación en la base de datos es el no poder identificar a tu público objetivo potencial, es decir, no conocer a tus clientes.

El Call to Action:

Estamos más que acostumbrados a convivir con banners, anuncios, botones… nuestro cerebro detecta todos estos intrusos molestos y es capaz de centrarse en lo que realmente le importa. Por ello, es de suma importancia diseñar un call to action que funcione, que sea llamativo, visible y legible pero que no rompa con la estética del resto del email. Este texto tiene que ser claro y conciso.

Sabemos que cuando mandamos un email, nuestro mayor reto es que lo lean y sobre todo que se realice el clic que queremos. Para ello te aconsejamos el uso de botones y el empleo de verbos como: descargar, comprar, ver, canjear…

El Asunto:

Puede que tu estrategia de marketing sea buenísima, que la campaña de Email Marketing sea perfecta, pero si tus suscriptores deciden no hacer clic para abrir ese email, olvídate de todo. Por ello, hay que pararse a pensar un buen asunto del email, un asunto que atraiga a los suscriptores y les genere interés. Algunas de nuestras recomendaciones para que tu email sea irresistible son:

  • Redacta un asunto breve, de no más de 7 palabras.
  • Deja espacio para la imaginación, genera intriga para que el usuario sienta la necesidad de continuar leyendo.
  • No te olvides de los emojis, pueden transformar un mensaje aburrido en algo atractivo.
  • Transmite urgencia con fórmulas como “último día” o “solo hoy”.
  • Personaliza el mensaje con el nombre del receptor.

Y, por supuesto, hay que evitar por encima de todas las cosas que tus emails vayan directos a la bandeja spam. Para ello procura no abusar de los signos de exclamación, interrogación y mayúsculas, y no utilices palabras como: gratis, oferta, cupones…

Un Diseño Responsive:

Cada vez parece más evidente, pero tus emails deben estar adaptados para poder verse en cualquier dispositivo. Y ya no hablamos solamente de PC y móvil, que por supuesto, ahora los suscriptores pueden revisar sus emails desde su reloj, tablet, TV…  Así que asegurarnos de que nuestro email va a ser amigable ante cualquier soporte y perfectamente adaptable a todo tipo de pantallas es una garantía a la que debemos prestar atención.

Además, la mayoría de las herramientas de Email Marketing ofrecen plantillas para revisar que tu email es responsive así que no hay excusa.

errores comunes email marketing

Envíos de prueba:

Antes de realizar un envío, es primordial enviar un test de prueba a un correo electrónico personal para revisar cómo van a visualizar el mensaje nuestros suscriptores y verificar que los enlaces son correctos. Con esta sencilla acción podemos detectar errores que se nos hayan pasado por alto y poder corregirlos a tiempo. Este paso debes tenerlo siempre en mente antes de darle al botón de enviar.

Medir resultados:

El envío de emails nos da mucha información sobre una campaña por lo que es imprescindible medir los resultados para poder optimizar en el futuro. ¡Así que no desaprovechemos esta ventaja!

Todas las herramientas de Email Marketing ofrecen informes con una gran número de métricas interesantes. Os aconsejamos y animamos a que le prestéis la atención debida ya que los datos pueden ser muy relevantes a la hora de sacar conclusiones y tomar decisiones.

Y ahora, ¿te atreves a poner todo esto en práctica y sacar el máximo rendimiento a tus campañas de Email Marketing? ¡Seguro que sí!

Si prefieres que te echemos una mano ¡No dudes en ponerte en contacto con el equipo de Valor de Ley!