Tecnocreatividad o la tecnología al servicio de una idea

Tecnocreatividad. Una de esas palabras que cuando las escribes, se subrayan en rojo automáticamente porque no están en el diccionario. Para los que nos dedicamos al marketing digital, el concepto de tecnocreatividad no es del todo ajeno, porque, aunque no se conozca el término, sí que se conoce el significado.

 

Vale, pero ¿qué es tecnocreatividad?

Quizá la definición más aceptada es “técnica de marketing que aúna la innovación tecnológica con la creatividad para generar mayor vinculación entre el público y la marca”. Quizá la definición más aceptada te deje igual que estabas.

Otra definición (la nuestra) es que tecnocreatividad es cuando la tecnología se pone al servicio de una idea de forma creativa para amplificar dicha idea.

Para entender en profundidad el concepto, vamos a diseccionar la definición y vamos a analizarla. Así seremos capaces de dimensionar un término tan sencillo y profundo a la vez.

La tecnología se pone al servicio de una idea”.

Muchos podréis pensar que para eso está la tecnología: para ponerse al servicio de las ideas. Pero no siempre es así. De hecho, muchas veces no es así. Todos conocemos casos (o los hemos sufrido!) en los que la tecnología es el objetivo y no la herramienta. Clientes que te proponen “hacer algo con realidad aumentada” o “hacer su propio filtro de Instagram” porque se pusieron de moda.

Además, nuestra visión de la tecnocreatividad hace referencia a la tecnología… no a la innovación tecnológica. Se puede ser tecnocreativo con cualquier tecnología. Tenga los años que tenga. Luego os dejamos algunos ejemplos 😉

 

de forma creativa
Aaaamigo! Llegamos a la parte más conflictiva. Para muchos, Tecnología y Creatividad es como decir Copia Original o Música Militar; un oxímoron. Cómo puede aplicarse la tecnología de forma creativa? La respuesta corta podría ser: hackeando su concepción y utilizando esa tecnología para algo más que para lo que se concibió inicialmente.

Sí, sí. Cada tecnología está pensada para cumplir un determinado objetivo, pero si desgranas las funcionalidades de esa tecnología, si piensas “más allá”, podrás ver lo útil que puede ser para otros objetivos. Por ejemplo, un teléfono móvil está pensado para “comunicar y conectar personas”, pero además tiene giroscopio, reconocimiento biométrico, GPS, sensor de luz… y un montón de funcionalidades que hace que un teléfono móvil se pueda utilizar para mucho más de “comunicar y conectar personas”.

 

para amplificar dicha idea

Parace obvio, pero no lo es. Si no conseguimos enriquecer la idea, si no somos capaces de potenciarla, la tecnocreatividad no existe. La buena noticia es que esta parte de la definición se cumple sola si se han cumplido las dos anteriores 🙂

 

Ejemplos de tecnocreativdad

 

My Line, de Google Colombia

Una acción maravillosa para acercar internet a las poblaciones sin cobertura 3G/4G. Al llamar al 6000913 (simulando las letras de Google) los usuarios podrán realizar consultas por voz como si fuera el buscador tradicional

 

Lucky Iron Fish

Como decíamos antes, la tecnocreatividad no implica innovación tecnológica, tan sólo utilizar la existente de forma creativa. De hecho, esta acción es de 2015 y sigue siendo eficaz: un pez de hierro que se añade a la comida durante 10 minutos para prevenir la anemia en países con recursos limitados. Top.

 

Papper glasses, Save the Children

El 75% del abandono escolar en México está relacionado con problemas en la vista. En un país donde hay mucha población sin recursos, Save the Children y Santillana demuestran que la tecnocreatividad no tiene que ser cara.

 

Sin salir de Alemania, Deutsche Bahn

Impactante acción prepandemia para promocionar el turismo interior en Alemania. Cuando un usuario muestra interés en un destino, se le ofrece una alternativa dentro del país utilizando un comparador de imágenes y un descuento. Sencillamente maravillosa.

 

Realidad aumentada en publicidad

Por qué vender un anuncio cuando puedes vender más? En este ejemplo vemos como, mientras las vallas publicitarias se ven vacías en vivo, el vídeo capturado por las cámaras permiten insertar los anuncios en tiempo real y mostrarlos según la retransmisión. No es genial?

 

Como ves, la tecnocreatividad no es tan novedosa ni tan inalcanzable. No requiere un presupuesto mínimo, ni estar a la vanguardia tecnológica. Tan sólo hace falta una idea y pensar un poco más allá.

Qué sí, que tecnología y creatividad son conceptos con su propio territorio, y está bien trabajarlos por separado. Pero no me digas que no es divertido echar Mentos a la Cocacola 😉