Estrategia de marketing digital, ¿es necesaria para mi empresa?

Si tienes una empresa, necesitas clientes. Y para conseguirlo, necesitas que tus clientes sepan que tu empresa puede ayudarles. Pues bien, el principal objetivo del marketing (palabra inglesa para mercadotecnia) es precisamente ese: ayudar a mejorar las ventas de los productos o servicios de tu empresa.

Además, te vamos a dar una exclusiva: estamos en 2021. Hace mucho tiempo que todo está en internet. To-do. Tu marca, tu competencia, tus clientes, tus futuros clientes, lo que opinan de ti… Vivimos en un mundo hiperconectado, donde pasamos más de 3 horas al día online  y donde todo está digitalizado. Tiene todo el sentido que el marketing que más te interese sea el digital.

Así que la respuesta corta al titular de este post sería SÍ. Independientemente del sector o la actividad de tu negocio, siempre es necesario el marketing digital. Es obvio que los servicios de marketing digital varían de una marca a otra. Por eso, siempre recomendamos realizar una auditoría inicial para saber en qué punto se encuentra una marca y poder diseñar un plan personalizado que se ajuste sus necesidades. No, no creemos en “café para todos”.

Consultoría de marketing digital

Es la única manera que entendemos de comenzar un proyecto. No puedes aplicar un tratamiento si no tienes un diagnóstico.

En esta consultoría se deben analizar los principales puntos del llamado funnel (otra palabra inglesa), que no es más que el proceso por el que alguien pasa de ser un usuario cualquiera a ser un cliente fidelizado. Para cada punto del funnel hay servicios de marketing digital que son especialmente valiosos.

  1. Reconocimiento de marca

    Es decir, saben tus potenciales clientes que existes? Tienes visibilidad? Eres memorable? Independientemente de la respuesta a estas preguntas, siempre se puede mejorar el reconocimiento de marca a través de acciones de branding (sí, otra palabra inglesa) que permita a tu marca ser recordada por el usuario.
    Si tienes un negocio de nueva creación estás en este punto. La buena noticia es que tienes todo el camino por delante para hacer las cosas bien 😉

  2. Captación de clientes

    Hay muchas maneras de captar clientes, pero la mejor es saber quién es tu cliente. Puede parecer una obviedad, pero muchas veces, las obviedades se obvian. Está claro que todos pueden comprar cualquier cosa, pero tu producto o servicio tiene un perfil de cliente. Será eso lo que defina qué líneas explorar y qué canales digitales activar. Exacto: no todo le vale a todo el mundo.

  3. Fidelización de clientes

    Ahhhh. Este es quid de la cuestión, la madre del cordero, el secreto de la CocaCola… Ya hemos tenido nuestros primeros clientes… y ahora qué? Pues hay que hacer que repitan! La recurrencia es la clave de la mayoría de los negocios y, afortunadamente, es más rentable mantener un cliente que ganar uno nuevo. En este punto, lo fundamental es conocer aún más a nuestro cliente, mejorara su experiencia, estar en contacto y ganarse su confianza.

Con el resultado de esta consultoría se puede definir un punto de partida y diseñar un plan de acción específico para la marca. En él, se establecerán los canales con los que seguir mejorando el funnel, trabajando cada paso del mismo en paralelo, ya que aplican a cada usuario de forma individual y no a la marca de forma general (un negocio puede no ser conocido por un cliente potencial y tener una cartera de clientes fidelizados). Por eso es importante dedicar recursos a cada fase del proceso, dando a conocer la marca a los usuarios que no la conozcan, que podrán ser captados como clientes, que podrán ser fidelizados después.

Servicios de marketing digital

Con el diagnóstico, llega el tratamiento.

Como decíamos antes, cada parte del funnel requiere de unos servicios de marketing digital y la activación de determinados canales. Dicho de otro modo, necesitamos saber qué hacer y dónde.

Los canales digitales en marketing digital son limitados (página web, redes sociales, buscadores, medios de pago, correo electrónico…), pero los servicios pueden llegar a ser infinitos, ya que son numerosos y con múltiples niveles de especialización.

Seguro que conoces los servicios de marketing digital más habituales, como el desarrollo web, el posicionamiento SEO, realizar campañas en Google o Social Ads, Community Management, Diseño… Todos ellos son útiles para determinados objetivos, pero son decisivos si, además, forman parte de una estrategia global.

Son como vagones. Sí, cada uno tiene un propósito (pasajeros, cafetería, almacén…) pero si juntas todos los vagones y los alineas, qué es lo que tienes? Efectivamente, un tren. Un tren 360º en el que el propósito de cada vagón se complementa con el de los demás y donde un pasajero, además de sentarse, puede llevar mucho equipaje y tomarse un café 😉

Y si al tren le dotas de una hoja de ruta (de estrategia), lo que consigues es que tu marca llegue a buen destino.

Eso sí, muy pocas veces el tren equivocado lleva a la estación correcta.

¿Subes?