El Ecosistema Digital en tiempos de COVID

Tras un año durísimo de pandemia, ¿han podido las diferentes etapas del confinamiento cambiar nuestra manera de comunicarnos y hacer que usemos de otro modo los canales digitales y sociales? Desde luego por tiempo de uso seguro, aunque también me uno al pensamiento de que esta ‘nueva normalidad’ nos ha dejado muy calado el mensaje de que nuestro mundo digital definitivamente se ha transformado para siempre:

APUESTA POR LA DIGITALIZACIÓN

Algunas empresas todavía no estaban digitalizadas (¡!) antes del COVID, y por fin se han dado cuenta de que es necesario dar un paso más y empoderar el arma digital en las estrategias de marketing si el objetivo es vender y hacerlo más y mejor que la competencia. Pero no solo eso; no basta con estar, tenemos que hacerlo bien, apostar de una vez por todas por la visibilidad, los buenos contenidos, las redes sociales, las estrategias de SEO, experiencia digital para el cliente, automatización…, para que todo confluya en un ecosistema perfecto.

DIGITAL SELLING

Muy unido al primero de los cambios, esta nueva (para algunos) estrategia de venta. En un primer momento, las compañías paralizaron sus inversiones publicitarias en social ads, que poco después restablecerían. Mayor gasto en publicidad digital, venta social… Los ecommerce durante el COVID han crecido exponencialmente este año, pero ahora toca ponerlos a funcionar, y que mejor que hacerlo impactando al usuario en los canales donde pasa la mayor parte de su tiempo.

Ahora más que nunca los compradores realizan sus compras online, así que aprovechemos esta situación. Ya un 32% de los consumidores usa las plataformas para descubrir productos y servicios antes de tomar su decisión, así que pongamos a tono nuestra web y perfiles sociales. La imagen de marca de la compañía debe motivar a la redención de la compra.

DE LO PRESENCIAL A LO VIRTUAL

No solo en las 300 calls que hemos tenido todos en este tiempo de pandemia, en la cantidad de eventos a los que no hemos podido asistir, o las reuniones de networking, sino en nuestros propios clientes, en los que la experiencia física no ha sido posible: tiendas físicas, restaurantes, centros comerciales, que han adaptado sus estrategias y contenidos al nuevo panorama, permitiendo que el usuario se sintiera atendido y cuidado aún sin su presencia física.

Contenido emocional, funcional, informativo, lúdico, de concienciación o experiencial, para así conseguir que la marca se asocie a un recuerdo positivo y sea valorada, además de utilizar todas las herramientas posibles que nos permitan el acercamiento al usuario y por las que todos los hemos sentido atrapados en este tiempo.

CONVERSACIÓN

Este pilar que ha sido siempre una de las mejores estrategias de marketing, ha cobrado ahora si cabe, mayor importancia. Las redes sociales y los canales digitales se posicionan por fin en el centro de la conversación. Los usuarios quieren hablar, relacionarse con marcas ‘humanas’; Para ello debemos continuar siendo accesibles y auténticos, escucharlos y ayudarlos aún en la distancia, a solucionar sus problemas a través de soluciones tecnológicas (chatbots, mensajería instantánea, email, mensajes privados, respuestas a comentarios, life streaming…). ¡Si se sienten atendidos y cuidados, bingo! Seguro que valorarán tu marca a la hora de asistir a tu establecimiento o comprar algún producto.

VIDEO, VIDEO, VIDEO

Todos, absolutamente todos hemos notado durante este año la supremacía del video frente a otros formatos. Y sí, ahora sí se ha asentado fuerte entre las nuevas formas de comunicación, y debemos tenerlos en cuenta para lograr el éxito en nuestra estrategia. Y si son de corta duración, rápidos y dinámicos, elevan nuestro engagement al límite, generando mucho más impacto en los usuarios.

No solo TikTok, que es la red que más ha crecido durante el pasado año, o Reels de Instagram, o el rey de los videos YouTube, hasta las nuevas stories en LinkedIn o nuevos formatos como Twich tienen un sitio en nuestro ecosistema digital. Cada uno tiene su propia personalidad, tanto por la categoría de sus contenidos como por la tipología de usuarios que habitan en ellos, así que tenemos una buena baza para acercarnos aún más a nuestro público objetivo.

Y a partir de ahora… qué vas a hacer, ¿lo vivimos juntos?

¿Hablamos?